El Demoledor — 15 febrero, 2018 7:14 pm

DOÑA YURI ES UNA DIGNA DAMA

Publicado por

Fue una parodia. Pero le salió mal. Jeison Lee es el actual presidente del barrio San José y se permitió en las fiestas del carnaval cajamarquino parodiar al alcalde de Cajamarca y a su señora esposa en un estilo abiertamente humillante acompañados de gestos obscenos, que pocos han saludado con risa forzada, pero sin apreciar el fondo del asunto: La humillación pública de una digna dama de Cajamarca que en lo que va de la gestión edil jamás, repito jamás, se ha inmiscuido en los asuntos del poder edil, ni ha dado motivos para comentario o crítica alguna.

Doña Yuri Estrada de Becerra es la cónyuge del titular del poder municipal y cómo consta a la luz de los hechos, rara vez se le ha observado entremeterse  en los asuntos del ejercicio del poder, apenas aparece cada Navidad para el asunto social del reparto de juguetes a los niños y para – como en esta oportunidad- apreciar desde su palco el corso al lado de sus menores hijos que han tenido que soportar muy educados, el papelón de un chiste de mal gusto en la autoría de una “autoridad” de rango menor que se dio tiempo de darse dos paseos al hilo. Exagerada tolerancia a la afrenta pública, nada pintoresca.

Es cierto que el alcalde y los funcionarios públicos están sujetos al mayor escrutinio de la sociedad, por lo tanto el mismo hecho de estar inmersos en la vida pública les obliga a tener la suficiente correa para soportar caricaturas y hasta algo de golpe bajo; pero doña Yuri no está en esa frecuencia, ni siquiera al frente de la Presidencia del Directorio de empresa educativa que dirige. Es una mujer de perfil bajo, que no roba protagonismo a las autoridades de su universidad. No se merece tal bajeza que rechazamos desde esta tribuna y no podemos callar de manera cómplice.







  • Compartir Noticia

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious

Dejar un comentario

— Necesario *

— Necesario *

— Necesario *

 

ADVERTENCIA!. Aquí promovemos una opinión pública constructiva y responsable, y censuramos todo lenguaje que atente contra la moral, las leyes y la buena costumbre; por ello rogamos no utilizar un mensaje violento, amenazante, instigador, insultante, difamatorio, calumnioso, injurioso, falso y discriminatorio.

Trackbacks