Local, Noticias, Programa — 18 julio, 2016 1:53 pm

EL CRIMEN PASIONAL EN PENAL HUACARIZ

Publicado por

 

CRIMEN

¿Cómo la víctima conoció al celoso cocinero?

María Angélica Serrano Andrade, de 46 años, conoció al que más tarde sería su criminal durante las visitas que hacía a su hijo Luis Fernando Saavedra Serrano que también purgaba cárcel en el penal de Huacariz

El asesino José Pascual Ipanaque Cano, es uno de los cocineros de ese establecimiento, es así que comercializando comida en el penal se ganó primero la amistad de su compañero de prisión y luego a su señora madre de quién se enamoró en el transcurrir de esas visitas y llegaron a procrear dos hijos.

Fue entonces que María Angélica Serrano Andrade tuvo que terminar su relación matrimonial con Tito Saavedra Galindo con quien ya tenía cuatro hijos, uno de ellos también ex recluso del penal que le presentó a su futuro victimario.

Eran las 9 y 20 de la mañana del fatídico sábado 15 de Julio, cuando los gritos desgarradores se concentraron en la celda el “Alero” del pabellón 7. Ahí el preso José Pascual Ipanaque desfogaba sus celos con su pareja, mientras sus hijos esperaban en los pasadizos el retorno de su madre que salió agonizando de varias puñaladas con dirección al Hospital Regional de Cajamarca, donde minutos más tarde se certificó su muerte.

Tito Saavedra Galindo ha llegado a la morgue acompañado de sus hijos y también de los dos pequeños huérfanos que deja su ex mujer y nos dice que con su ex pareja ya no tenía ningún vínculo sentimental desde hace 9 años cuando se separaron y recuerda que le dijo: “Yo le dije vete ya ese es tu camino ya tienes tu pareja, yo también tengo mi nuevo compromiso”.

Según los testigos el cocinero Ipanaque y su víctima ya registraban fuertes discusiones de celos en sus últimas visitas conyugales.

 







  • Compartir Noticia

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious

Dejar un comentario

— Necesario *

— Necesario *

— Necesario *

 

ADVERTENCIA!. Aquí promovemos una opinión pública constructiva y responsable, y censuramos todo lenguaje que atente contra la moral, las leyes y la buena costumbre; por ello rogamos no utilizar un mensaje violento, amenazante, instigador, insultante, difamatorio, calumnioso, injurioso, falso y discriminatorio.

Trackbacks