Local, Noticias — 6 noviembre, 2016 10:32 pm

Policías acusados de presunta coima logran su libertad

Publicado por

fotorcreated

Jueza Carmen Araujo consideró que no hay testigos ni se intervino a los policías en posesión de billetes correspondiente a esa supuesta coima.

 

Cajamarca.-  La jueza del sexto Juzgado de Investigación Preparatoria (Flagrancia) de Cajamarca, Carmen Araujo Cachay, decidió que los dos policías acusados de solicitar una coima sigan el proceso penal en libertad.

La jueza luego de analizar el requerimiento de proceso inmediato y medida temporal de prisión preventiva solicitada contra los policías de la DESMOPOL (Departamento de Unidades de Emergencia-DEPUNEME), Rocío del Milagro Idrogo Medina y Erick Eduardo Sosa Hernández por el presunto cobro de una coima, resolvió que estos policías asuman el proceso en libertad.

Según una nota oficial de la Corte Superior, esta decisión se basó en que la acusación contra los policías que hizo la persona que los denunció, no se ha demostrado razonablemente, pues no hay testigos ni se intervino a alguno de los policías en posesión de dinero (billetes) correspondiente a esa supuesta coima.

Los requerimientos fueron presentados por la fiscal Elizabeth Roncal Meztanza, del Primer Despacho de la Fiscalía Provincial Corporativa Especializada en delitos de Corrupción de Funcionarios de Cajamarca.

Con respecto al requerimiento de proceso inmediato, la jueza Carmen Araujo consideró que pese a la intervención de los policías es aparente flagrancia, no existen suficientes elementos de convicción acerca de que realmente uno de ellos -o ambos- intentaron cobrarle una coima al ciudadano denunciante.

Este es un requisito muy importante para que se procese en forma inmediata a quien se le culpa de haber cometido un delito. Por eso, la jueza instó al Ministerio Público a que amplíe las investigaciones a efectos de establecer de manera concreta el delito por el que acusa a los policías y cuál ha sido realmente la participación de cada uno de ellos en el hecho denunciado.

Todo juez debe garantizar el debido proceso y proceder con mucho cuidado en el proceso inmediato, pues por su corta duración, debe haber certeza sobre la implicación de las personas acusadas con el delito que se les atribuye. Garantizar el derecho de defensa es muy importante, pues no se puede condenar a una persona solo con la denuncia de otra, sin investigar si lo denunciado es cierto. En este contexto la judicatura consideró que no corresponde que este caso se lleve bajo las reglas del proceso inmediato.

Luego de presentarse la prisión preventiva y llevarse a cabo su análisis, el juzgado manifestó que todavía faltan realizar diligencias para poder corroborar los hechos y tener un grado de confirmación sobre la veracidad de los hechos, concluyendo en que no se cumple el primer requisito que prevé el artículo 268 del Código Procesal Penal.

Seguidamente, respecto a los demás presupuestos, se manifestó que de comprobarse el delito a los dos imputados, la pena se consideraría no menos de 6 años ni mayor de 8 años. Finalmente, no se logró probar el peligro de fuga, ya que los policías son parte de una organización jerárquica (tienen jefes), por lo que es suficiente imponerles reglas de conducta y el depósito de una garantía (caución) para asegurar su permanencia en Cajamarca mientras el Ministerio Público realice las investigaciones necesarias, durante el plazo señalado por la ley.

Cabe precisar que los policías denunciados siguen siendo investigados, pues no han sido declarados inocentes ni mucho menos se ha emitido sentencia absolutoria. La investigación recién empieza y tanto ellos como la persona que los denunció, tendrán oportunidad de proporcionar sus versiones y pruebas necesarias para determinar la verdad de este caso. Esto no se podría hacer si se hubiese adoptado el proceso inmediato.







  • Compartir Noticia

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious

Dejar un comentario

— Necesario *

— Necesario *

— Necesario *

 

ADVERTENCIA!. Aquí promovemos una opinión pública constructiva y responsable, y censuramos todo lenguaje que atente contra la moral, las leyes y la buena costumbre; por ello rogamos no utilizar un mensaje violento, amenazante, instigador, insultante, difamatorio, calumnioso, injurioso, falso y discriminatorio.

Trackbacks