Opinion — 27 abril, 2017 6:12 pm

PPK… FUJIMORIZADO?

Publicado por

1246508

CUELLO LARGO.

Mario Calderón.

 

Nuestro Presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) no llegó al podio del gobierno gracias a las buenas virtudes o a sus modestas credenciales acumuladas a lo largo de su carrera política. Es cierto que arrastraba la imagen de un éxito empresario con buena muñeca en asuntos de economía, pero esto no era suficiente para contrarrestar la avanzada fujimorista que ya había copado varias curules en el Congreso en la primera ronda de la disputa presidencial. PPK, siendo un candidato de la derecha, aglutinó el apoyo de diversas fuerzas políticas incluyendo la izquierda, gracias al rebrote de los temores de un inminente regresó de los años 90 que se supo extender por el electorado, sobre todo, en los indecisos.

Su contrincante, la señora Keiko Fujimori, prácticamente, ya había empezado a ensalivarse con la toma del poder, pero, errores en el último tramo de la campaña, terminaron por postergar el regreso de uno de los Fujimori, al sillón presidencial. El apretadísimo triunfo de PPK, fue un duro golpe para el fujimorismo, en especial, para su candidata que terminó siendo empujada a un prolongado silencio por varios meses, berrinche que empezaba a parecerse, casi incurable.

Gracias al apabullante peso parlamentario que muestra Fuerza Popular, PPK, se ha visto obligado a ceder algunos puestos claves del gobierno en aras de una convivencia política que le permita gobernar con más tranquilidad. FP le exhibió su poderío congresal sacando a uno de sus ministros más populares, Jaime Saavedra. La menuda bancada con la que cuenta el oficialismo, reciclada para transitar en este gobierno, se han mostrado algo dóciles en los temas que desarrolla la agenda nacional. PPK, no es un presidente del mañana, sino, del momento, encara las exigencias del mandato según las circunstancias del día a día. Sus ministros, más que políticos, son una suma de técnicos predispuestos a mejorar cada uno a su manera su cartera ministerial.

Nuestro presidente, más allá de su mandato, no tiene aspiraciones políticas, cuestión que obliga a que sus parlamentarios vayan viendo a futuro en qué partido cobijarse. Que no sorprenda si algunos de sus congresistas, en el 2021, terminen con el pecho anaranjado. Si Luis Galarreta era ayer un ácido crítico del fujimorismo, que despotricaba a diestra y siniestra, hoy, es uno de sus fervientes defensores y leal vocero de bancada. En nuestra política callejonera, nada es descartable.

Estas debilidades congénitas en el partido de nuestro presidente, prácticamente lo obligan a gobernar de la mano con el fujimorismo. La frase, “voltear la página” es una clara lectura para que las rencillas partidarias queden en el rezago y de paso, se promueva una ley con nombre propio para liberar al ex presidente Alberto Fujimori sin mayor objeción por parte del oficialismo. Carlos Bruce se ha mostrado ante esta iniciativa, muy complaciente, no poniendo reparos a una pronta salida del preso más importante del Perú.

Con la mayoría parlamentaria y alguna complicidad del oficialismo, la salida estaría cantada, el asunto es ver a quién beneficia, a quién afecta y sobre todo, quién va a cargar con el inevitable costo político, reflexión que no va sobre estas líneas.

Cajamarca, 28 de abril de 2017







  • Compartir Noticia

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious

Dejar un comentario

— Necesario *

— Necesario *

— Necesario *

 

ADVERTENCIA!. Aquí promovemos una opinión pública constructiva y responsable, y censuramos todo lenguaje que atente contra la moral, las leyes y la buena costumbre; por ello rogamos no utilizar un mensaje violento, amenazante, instigador, insultante, difamatorio, calumnioso, injurioso, falso y discriminatorio.

Trackbacks