Local, Noticias — 4 mayo, 2020 8:22 pm

Ambulantes invaden calles en sector La Esperanza

Publicado por

El lugar se ha convertido en un riesgo de posible contagio del covid-19 debido al caos y aglomeración.

Cajamarca.- Desde hace una semana, decenas de comerciantes han invadido los jirones Loreto y José Carlos Mariátegui, en el barrio La Esperanza, generando no solamente el fastidio de los vecinos, sino convirtiendo la zona en un lugar riesgoso para el posible contagio del coronavirus.
En este mercado improvisado no existe ningún orden, muchos de los vendedores y clientes no usan mascarillas ni guantes y no se guarda la distancia social obligatoria.
Lo irónico es que a pocas cuadras de esta aglomeración que puede facilitar el contagio del Covid-19, existe una infraestructura construida especialmente para que allí funcione un mercado.
Según manifiestan los vendedores, es un espacio adecuado para que vendan sus productos ordenadamente y guardando la distancia social requerida.


Además, sostienen, ayudaría a descentralizar el comercio, se formarían puestos de trabajo y los pobladores del sector ya no tendrían que bastecerse en los mercados tradicionales.
El problema, según los vecinos, es que el “presidente del barrio La Esperanza”, se niega a entregar las llaves para que esta infraestructura sea utilizada.


“Le pedimos al presidente (del barrio La Esperanza) a que se reúna con nosotros y nos brinde las facilidades para ocupar nuestro mercado que ha sido construido por nuestros padres años atrás”, dijo uno de los vecinos, quien además refirió que tienen el respaldo de la Municipalidad para poder habilitar el centro de expendio.
“El señor presidente tiene que entregarnos nuestro mercado, que es del barrio, para dejar de vender en las veredas, poniendo en riesgo nuestra propia salud y la de nuestros clientes”, aseveró otra comerciante.







  • Compartir Noticia

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious

Dejar un comentario

— Necesario *

— Necesario *

— Necesario *

 

ADVERTENCIA!. Aquí promovemos una opinión pública constructiva y responsable, y censuramos todo lenguaje que atente contra la moral, las leyes y la buena costumbre; por ello rogamos no utilizar un mensaje violento, amenazante, instigador, insultante, difamatorio, calumnioso, injurioso, falso y discriminatorio.

Trackbacks