Local, Noticias — 18 enero, 2022

Asesinan a balazos a «Ojo de Águila», la pieza clave de Huacraruco

Por
Policía reportó en la medianoche la muerte del cabecilla de la organización criminal.

Cajamarca.- Al borde de la medianoche del 17 de enero del 2022, la policía nacional reportó el asesinato del cabecilla de la organización criminal «Los Sanguinarios de Huacraruco»,  Jose Armando Alcántara Caruajulca (56) alias «Ojo de Aguila».

Según se informó, lo hechos se habrían dado al promediar las siete de la mañana en anexo Chichir, en el caserío Conga Cruz, del distrito de La Asunción, en circunstancias que José Armando Alcántara Caruajulca acompañado de su hija salían de su vivienda a pastear sus animales, cuando repentinamente se escucharon dos disparos a larga distancia, impactando en su espalda, muriendo instantáneamente.

La hija de Alcántara llegó hasta la comisaria para denunciar los hechos, para lo cual se organizó un operativo con apoyo de efectivos policiales de homicidios de la Divincri, peritos y presencia de fiscal para identificar al occiso, que también era buscado por la justicia.

Se procedió con el levantamiento del cadáver para ser trasladado a Cajamarca y seguir con las pericias correspondientes para la necropsia de ley.
PIEZA CLAVE 
El caso complicaría las investigaciones en la fiscalía del crimen organizado que tiene a «ojo de Águila» sindicado como cabecilla de la organización, que a base de crímenes impone control de la  zona en disputa de la jurisdicción de San Juan y Asunción, pues contaba con con requisitoria vigente.
Para el fiscal que investiga el caso, Alcántara es una pieza clave para esclarecer todos los cómplices, enlaces y vínculos de la organización donde también se incluye a miembros de la Policía Nacional y hasta alcanza a favorecimientos de orden judicial.

    Comparte y dale me gusta:
    Facebook Twitter Delicious

    ¡Déjanos un comentario!

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    ADVERTENCIA!. Aquí promovemos una opinión pública constructiva y responsable, y censuramos todo lenguaje que atente contra la moral, las leyes y la buena costumbre; por ello rogamos no utilizar un mensaje violento, amenazante, instigador, insultante, difamatorio, calumnioso, injurioso, falso y discriminatorio.