Local, Noticias — 30 enero, 2022

Las «brujas» detrás del crimen de Rosita Díaz

Por

Policía interroga a las presuntas asesinas de la hermana del ex candidato a la alcaldía de Cajamarca.

Cajamarca. – Dos mujeres dedicadas al mundo de la hechicería han sido detenidas en lo que va de las investigaciones sobre el crimen de Rosita Diaz, la hermana del ex candidato a la alcaldía de Cajamarca, Carlos Díaz Sánchez.

Las declaraciones a las que han sido sometidas en las primeras indagaciones van a ser sumamente claves para el total esclarecimiento de los hechos.

La muerte de Rosa Diaz, asfixiada en su vivienda en el Jr. El Inca, cerca al puente amarillo de Cajamarca, conmocionó a la ciudadanía por la manera extraña en que se dieron los hechos, poco usual y común en el actuar de la delincuencia que ataca a diario a la ciudadanía.

Tras un operativo especial en el que participó personal de homicidios, inteligencia, SUAT y Fiscalía, se logró allanar la vivienda de las sospechosas ubicada en el jirón La Dueña en la Urbanización Campo Real de Cajamarca.

En la intervención se encontró material de brujería y una foto de los familiares de la occisa Rosa Diaz.

Las mujeres detenidas fueron identificadas como Mercedes Espinoza Vidarte y Susan Liliana Espinoza Vidarte, se trata de la madre e hija, dedicadas al mundo de la chamanería.

Cabe indicar que tanto la víctima, como sus familiares, incluidos el abogado Carlos Díaz Sánchez son conocidos por su permanente actividad en una congregación religiosa que contrasta con la actividad de las detenidas y los elementos que la policía ha ido descubriendo y detectando en la escena del crimen.

Hasta el momento tampoco se ha podido conocer la ubicación y recuperación de los bienes robados, como se puede observar en los videos de las cámaras que han servido para dar con la identificación de los criminales.


    Comparte y dale me gusta:
    Facebook Twitter Delicious

    ¡Déjanos un comentario!

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    ADVERTENCIA!. Aquí promovemos una opinión pública constructiva y responsable, y censuramos todo lenguaje que atente contra la moral, las leyes y la buena costumbre; por ello rogamos no utilizar un mensaje violento, amenazante, instigador, insultante, difamatorio, calumnioso, injurioso, falso y discriminatorio.