El Demoledor, Espectaculos, Noticias — 17 febrero, 2019 5:59 pm

LAZARTE RIMA CON ENSARTE

Publicado por

 

Un ensarte. Las reacciones a la conducta empresarial del señor gerente del C.C. Real Plaza, Manuel Lazarte Jacobsen contra el connotado músico cajamarquino, Don Guillermo Salazar, no se han hecho esperar. La decisión de apagarle abrupto su espectáculo estelar en el Concurso de Coplas del Carnaval, ha levantado una ola de indignación y de solidaridad, que la nuestra es como para redundar.

De hecho, ya han sido numerosos los comentarios reclamando una serie de penalidades para el caballero del Centro Comercial que se atrevió a cancelar la actuación musical del aclamado artista carnavalero.

La fiesta coplera tuvo un desagradable final por no tener las partes en conflicto esa capacidad de superar las adversidades que siempre nos propone este tipo de eventos. Temas como la impuntualidad, desorden y falta de respeto vuelven a ocupar la agenda con el protagonismo de los llamados a dar ejemplo y docencia de esos buenos valores que se necesitan cultivar en estas actividades oficiales.

Quién fuera a imaginar para este año la actividad “oficial” que estuvo en peligro de extinción, recuperada por heroicos carnavaleros que hoy no están en el protagonismo de codiciarse mejor derecho, pasa por mejor momento. Está demás preguntarles ¿dónde estaban cuando esta fiesta agonizaba?

En el aluvión de comentarios se puede ver que el tema del escenario va a tener que ser reconsiderado. Efectivamente en la temporada que no existió local apropiado, El Quinde ofreció sus instalaciones, gentil auspicio que ha terminado en manos de su competencia comercial; Real Plaza.

A las peticiones de que el agresor pida disculpas públicas o que se le suspenda el patrocinio oficial, también está la sugerencia a que la empresa retire de la administración al señor Lazarte.

La organización del carnaval, tienen que ponerse firme frente a sus auspiciadores; si bien son vitales en sus actividades oficiales y tienen una suerte de privilegios, parte de los tratos; lo cierto y justo es que no tienen las atribuciones de ser dueños absolutos de la fiesta.

A Don Guillermo, que no es la primera vez que justificada o injustificadamente le apagan el show, mi solidaridad. No hay derecho, que se calme que no le humilló nadie, fue el aguafiesta quién se humilló y termina convertido en un indeseable. Seguramente Ño Carnavalón ya lo debe tener entre sus selectos herederos por abusar de su condición de dueño de casa.

Don Guillermo puede devolverle su indignación en copla, en el título de esta opinión está la sugerencia; pero la Fiesta Más Alegre del Perú, tiene que continuar.

 







  • Compartir Noticia

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious

Dejar un comentario

— Necesario *

— Necesario *

— Necesario *

 

ADVERTENCIA!. Aquí promovemos una opinión pública constructiva y responsable, y censuramos todo lenguaje que atente contra la moral, las leyes y la buena costumbre; por ello rogamos no utilizar un mensaje violento, amenazante, instigador, insultante, difamatorio, calumnioso, injurioso, falso y discriminatorio.

Trackbacks