Nota de Prensa — 7 febrero, 2022

Profesora chotana volverá a dictar clases gracias a exitoso trasplante de corazón

Por

En el 2021, Instituto Nacional Cardiovascular – INCOR del Seguro Social realizó siete trasplantes de corazón y uno al inicio del 2022

 Nuevo latido para Victoria. El equipo multidisciplinario del Instituto Nacional Cardiovascular – INCOR realizó en diciembre el último trasplante del 2021, logrando salvar la vida de Victoria Guevara Rojas, profesora de 51 años, que regresó a casa con un nuevo corazón, muchas ganas de disfrutar de su familia y retomar sus clases en Chota, su ciudad natal.

Desde hace 15 años, Guevara padecía de una enfermedad denominada «cardiomiopatía dilatada», la cual reducía las funciones de su corazón. Ella vive en Chota, en la región de Cajamarca, y se hizo tratar en Chiclayo, siendo referida posteriormente al INCOR.

En mayo del 2021, los médicos le diagnosticaron falla cardíaca, condición donde el músculo cardíaco no bombea sangre de la manera como debería hacerlo. Ante tal situación, ella necesitaba con urgencia un trasplante de corazón para continuar viviendo.

La falla cardíaca deterioró bastante su estado de salud y le impidió realizar actividades físicas. «Los pies los tenía hinchados, tenía que dormir sentada, no podía caminar ni respirar, necesitaba oxígeno» recordó Victoria. 

El 24 de diciembre del 2021, a pocas horas de la Navidad y cuando estaba en uno de sus controles en el INCOR, sufrió un paro cardíaco. Inmediatamente, el personal de salud la atendió, logró estabilizarla y la hospitalizaron.

Felizmente, el 28 de ese mismo mes, apareció un donante de corazón, fue operada durante seis horas, y hoy se recupera de manera satisfactoria.

El cirujano cardiovascular del INCOR, Franz Soplopuco, resaltó el trabajo que viene haciendo el equipo multidisciplinario detrás de los 95 trasplantes de corazón que se han realizado hasta la actualidad.

«Es una gran satisfacción recuperar a un paciente. Pero esto no sería posible sin la donación» señaló.

Al salir de alta, la paciente expresó todo su agradecimiento. «Estoy bendecida. Agradezco a todos los médicos, enfermeras, técnicos, fisioterapeutas y al equipo en general. Mi fe es inmensa, muy grande. Dios me ha ayudado» remarcó Victoria, que  volverá a su ciudad natal para seguir enseñando a sus alumnos en su escuela rural.

«Estoy sorprendida y muy feliz. He visto cómo mi mamá sufría y ahora es una gran alegría que ella tenga un nuevo corazón y pueda estar más tiempo con nosotros» comentó su hija Ximena.


    Comparte y dale me gusta:
    Facebook Twitter Delicious

    ¡Déjanos un comentario!

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    ADVERTENCIA!. Aquí promovemos una opinión pública constructiva y responsable, y censuramos todo lenguaje que atente contra la moral, las leyes y la buena costumbre; por ello rogamos no utilizar un mensaje violento, amenazante, instigador, insultante, difamatorio, calumnioso, injurioso, falso y discriminatorio.