El Demoledor, Local, Noticias — 29 noviembre, 2023

Sacerdote Lute en la mira por abuso sexual de menores

Por

Al confesar sus delitos fue derivado de la parroquia de Ciudad Eten (Chiclayo) a Santa Cruz (Cajamarca)

Cajamarca.- Un sacerdote causa escándalo en los pueblos del norte peruano donde aun continua en ejercicio, todo parece indicar que la iglesia católica lo protege. Actualmente continua oficiando misas en la parroquia de Santa Cruz (región Cajamarca) y la justicia penal no le ha caido como suele suceder con los comunes que abusan de los menores de edad.

Se trata del sacerdote Eleuterio Vásquez González conocido como “Lute”. Él ha sido sindicado como un potencial abusador sexual de menores, por víctimas que ya en mayoría de edad han decidio revelar sus testimonios ante las altas autoridades de la iglesia, pero el continua haciendo sus actividades religiosas como si nada hubiera pasado, paralelamente para la justicia penal, tampoco se han tomado acciones contundentes.

Ana María Quispe Díaz, es una de sus tantas víctimas ha dado la cara y cuenta los terribles hechos que vivió cuando apenas tenía diez años de edad.

El haber decidido romper el silencio, años después de los vejámenes en el entorno parroquial, ha encontrado sus primeras aliadas que sufrieron similar y repudiable patrón de conducta del religioso.

Entre los testimonios brindados, otro sacerdote ha resultado sindicado por las agraviadas.

Un nuevo caso de curas pederastas peruanos llegó a la santa sede de Roma.

Ana Marìa refiere que a nivel de la iglesia, el sacerdote habría confesado ante sus superiores y aceptado su delito y aun así lo han derivado a la iglesia de Santa Cruz (Cajamarca) para evitar mayores escándalos.

A nivel del Ministerio Público parece que no pasa nada con este peligroso sacerdote, abusador de niños. Ana María refiere que son tres casos encontrados, uno de ellos habría estaba en manos del Ministerio Público de Lambayaque, pero al final lograron archivarlo.

La víctima narra con lujo de detalles  lo terriblemente vivido y pide justicia para todas las víctimas que lograron contactarla y que pasaron por los mismos abusos de estos malos sacerdotes, cuando eran niños.

PRIMER CASO:

«Tenía aproximadamente 13 años, fui con mi hermano a saludar a este sacerdote a la casa parroquial de San José Obrero – en La Victoria (Chiclayo), él le pidió a mi hermano que fuera a preparar las cosas para la misa, mi hermano se va y el me carga en alto e intentaba besarme, mientras me hacía sentir su miembro y quise creer que era su correa, hasta que se escuchó que llegaba mi hermano y me bajó, yo estaba molesta mi hermano me preguntó que pasó pero no quise decir nada, fuimos luego a la misa que él celebraba y en la homilía habló sobre los sacerdotes, que muchas veces se equivocan pero son personas como nosotros y que sepamos perdonar, por lo que entendí que se disculpaba conmigo, tarde muchos años en perdonar, pero finalmente lo perdoné tratando de pensar que fue solo conmigo y rezando porque sea fuerte y no le pase con otra persona.

SEGUNDO CASO:

«Tenía aproximadamente 10 años, yo era de La Victoria, a él lo habían cambiado Batan Grande, pero teníamos relación con su familia, entonces nos frecuentábamos mi familia con su familia, él me invitaba siempre a «hacer misión», hasta que me llené de emoción de que podía hacerlo y le pedí permiso a mis papás, no quisieron pero insistí tanto que finalmente me dejaron ir porque sería solo un día y regresaríamos al siguiente día, además siempre decía que iba con un señor, fuimos los tres a Incahuasy dijo él, me sentí un poco mal por el viaje así que me quedé en la camioneta mientras él celebraba misa, después fui también, pero no ayudé en nada, solo me quedé sentada en las últimas bancas, al momento de ir a dormir, fuimos a una casa que tenía un solo ambiente dividido por una cortina, entramos él y yo, el señor se quedó a dormir en la camioneta, él me dijo que me acostara en la cama, yo me metí a la cama y se empezó a quitar la ropa, así que voltee porque era incómodo, hasta que llego a la misma cama conmigo entonces me puse en posición fetal y me hice la dormida, él entró a la cama y me tomó con sus brazos y piernas, me hablaba pero no recuerdo nada y me hice la dormida, no respondí nada y no pude dormir, horas después me desperté vomitando y él dijo que me había dado soroche, siempre pensé que él solo quiso abrigarme como un papá (por la relación cercana que teníamos), pero a mi no me agradó porque no me gusta que me toquen.

TERCER CASO:

«Tenía 8 años, supe que Ana había ido de misión a la sierra con él, me emocionó y también quise ir, ya que él siempre me invitaba, mis papás me dieron permiso porque puse el ejemplo de Ana, y en este caso volveríamos el mismo día. Fuimos, volvimos y en lugar de regresar a Chiclayo, se fue a Batan Grande, y al final todo se dio porqué nos teníamos que quedar, me enseñó donde dormiría y fui a dormir, cuando después me di cuenta que se acostó conmigo y me asusté, me abrazó fuerte y yo sentía duro atrás, no sabía que era, y empezó a decirme «te gusta? te gusta?» mientras me movía, yo le dije «no padre, ya duerma», a lo que él respondía «es que no me quieres» y seguía moviéndose, yo le dije «no padre, si lo quiero ya duerma», y el insistía. Después de eso, él actuaba normal, y yo no lo conté a nadie por vergüenza y porque creí que nadie me creería”.

DENUNCIADO ANTE EL OBISPO

Estos hechos se lo contamos a Monseñor Robert el año pasado, él nos creyó y pidió perdón en nombre de la Iglesia, nos pidió que denunciaramos civilmente y nos dijo que contábamos con todo su apoyo, además que él hablaría con él (Eleuterio Vasquez – P. Lute) para que dejé sus proyectos en Ciudad Eten (Chiclayo) y vaya a su casa mientras la parte civil actue.

«Después de esto, un sacerdote que hacía como mediador entre el obispo y nosotras, nos hizo llegar la noticia de qué ya Monseñor había hablado con Lute, que este había admitido y pedido perdón y además quería saber quiénes eramos, hecho que le negaron saber».

«Después de unos meses nos dijeron que habían archivados los casos ya que los delitos habían prescrito, los abogados apelaron pero tuvimos la misma respuesta más adelante».

«Se lo comunicamos al sacerdote mediador, quién me llamó el 11 de noviembre para contarme que toda esta información ha sido reportado al nuevo obispo de la diócesis; sin embargo, «aunque los casos de abuso sexual nos se archivan en la iglesia, Vaticano les está dando prioridad a otros más fuertes, por lo que nuestros casos quedan en espera, pregunté en qué situación se encontraban, respecto a él me comunica que se encuentra en Santa Cruz y que los sacerdotes no están muy bien enterados y por eso lo han acogido en la parroquia, donde allí celebra misas».

«Exigimos justicia y que este cura sea separado de la iglesia Católica para que no siga haciendo daño a más niños inocentes», señaló la afectada.

 

 


    Comparte y dale me gusta:
    Facebook Twitter Delicious

    1 Comentario

    ¡Déjanos un comentario!

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    ADVERTENCIA!. Aquí promovemos una opinión pública constructiva y responsable, y censuramos todo lenguaje que atente contra la moral, las leyes y la buena costumbre; por ello rogamos no utilizar un mensaje violento, amenazante, instigador, insultante, difamatorio, calumnioso, injurioso, falso y discriminatorio.