Local, Noticias — 12 mayo, 2019 12:05 pm

La historia de una madre sustituta: Aldea San Antonio

Publicado por

Emilda, amor de madre, corazón gigante.

Por Ramiro W. Sánchez Vásquez (GRC).

Emilda Alvarado Salazar, natural de Sorochuco, provincia de Celendín, estado civil casada, madre de dos niñas; 50 años de edad, de los cuales 20 han sido dedicados a su labor de Madre Sustituta en la Aldea Infantil San Antonio. Su  trabajo en representar a la madre en este espacio tan especial, ahí tiene 7 hijos varones.

Su labor como Madre Sustituta es tratar de revertir conductas, que sus 7 hijos sientan el calor de hogar; que vean la vida con una mirada diferente, es difícil su comportamiento por la edad; a veces, no van a la escuela o quieren estar solo conectados a Internet; sin embargo, el amor, la paciencia y vocación de servicio son los ingredientes principales para ser una Madre Sustituta, no perfecta pero si amorosa.

Emilda, empieza su día a las 5 de la mañana, en casa debe dejar todo listo para sus hijas y esposo; luego puede acudir al trabajo para atender a sus hijos sustitutos. Entre lágrimas nos cuenta que sus hijas tratan de comprenderla, no es fácil aceptar que su mamá tiene que atender a otros niños.

Con mucha nostalgia narra que los casos más difíciles son de atención a los niños que recién nacidos, pues hay que entregarlos en adopción, y es casi imposible no encariñarse con un bebé. Otros pequeños, son abandonados y nadie los busca, entonces se debe buscar un hogar que les brinde calor de hogar a través de la Asistenta Social.

Sus hijos en el trabajo son Antenor, James, Gabriel, Neycer, Edwin y Gilmer son adolescentes cada quien con sus propias cualidades, el pequeño Smith quien llegó de 5 meses y pronto cumplirá 5 años de edad. Este pequeñín asiste al jardín, y no deja de cantar la “vaca Lola”, su caso es evaluado por la Asistenta Social y será adoptado por una familia constituida una vez que se culminen los trámites.

Amor sublime

Este segundo domingo de mayo se celebra el Día de la Madre una de las fechas más esperadas del año. Se planea estar en familia, abrazar a mamá, en el caso de Emilda, ella tiene un amor sublime, incondicional, ella dejará su familia para cumplir su labor de madre sustituta, ella la pasará en su trabajo con sus siete hijos porque su labor es de mucha entrega, dedicación y vocación de servicio. “Estos niños me llaman mamá y me necesitan, ellos no tienen a nadie”; indica mientras su corazón expresaba con lágrimas su sentimiento maternal.







  • Compartir Noticia

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious

Dejar un comentario

— Necesario *

— Necesario *

— Necesario *

 

ADVERTENCIA!. Aquí promovemos una opinión pública constructiva y responsable, y censuramos todo lenguaje que atente contra la moral, las leyes y la buena costumbre; por ello rogamos no utilizar un mensaje violento, amenazante, instigador, insultante, difamatorio, calumnioso, injurioso, falso y discriminatorio.

Trackbacks